¿Cómo marca su estilo un fotógrafo?

Tu estilo llegará

En el inicio de esta profesión se tocan muchos palos, pero lo interesante es centrarte en un tema fotográfico y desarrollarlo para ir marcando un estilo. Esto es algo que está en constante evolución. Todo este proceso no se hace de un día para otro. Dependiendo de la situación actual que nos encontremos tendremos unas inquietudes u otras. No hay que obsesionarse en encontrar una distinción, pero no dejar de trabajar en ello, el secreto es ser constante para encontrarse a uno mismo. Estudiar las tendencias que se llevan actualmente y llevártelas a tu terreno, esto te ayudará en tu proceso de inspiración. La intención es que las fotografías expresen nuestra forma de trabajar para tener una marca personal.

Ejercicio

Una de las tareas que me ayudaron fue visualizar todas mis fotografías de los últimos años y agruparlas por similitud de texturas, colores, atrezo y preguntarme ¿Qué aspecto estético tienen mis fotografías? ¿Qué determina mi estilo? ¿Qué estoy buscando? Tengo multitudes de fotos de recién nacidos, con diferentes enseres, colores. Al final me decanté por una serie limpia y sencilla.

Conclusión

Esta secuencia guarda una misma línea, tonos neutros, mucha luz. Lo que destaca es el recién nacido y no el atrezo. Para mi es más difícil mostrar algo sin nada, es decir, centrándose en la esencia del recién nacido. Una serie fotográfica que guarda similitud entre fotos tiene más fuerza que una fotografía única. Este ejercicio nos obliga a trabajar la mente. Para valorar un trabajo difícilmente se consigue con una única imagen, o con una colección que no tenga ninguna coherencia entre sí. 

Estudiándome a mi misma

En la cabeza de un fotógrafo existen leyes básicas a las que siempre recurrimos, ley de los tercios, ley de la mirada, etc. Pero lo que más me fascina en estas imágenes son las líneas curvas. Siempre están presentes en la naturaleza y el cuerpo humano. La colocación de los bebés acurrucados, apretaditos nos insinúan continuamente trazos curvos, en forma de “O” o de “C”. A la línea curva se le atribuyen conceptos como delicadeza, intimidad, recogimiento, suavidad; que casualmente son las mismas cualidades que encontramos en un recién nacido.

¡Compártelo!